HOME
 
APPLICATION FOR MEMBERSHIP
IFFS GENERAL ASSEMBLIES
IFFS DON QUIXOTE AWARD
NEWSLETTER
IFFS FESTIVAL REPORTS
DON QUIJOTE WINNERS (FROM 2007-)
MUNDOKINO
Search
  Organizing film societies worldwide...


STATUTES COMMITEE MEMBERS EMAIL LINKS WEBMASTER

80 años de cineclubismo catalan


Según los historiadores, y si consideramos las Sesiones Mirador como las primeras que reflejan el concepto histórico de Cineclub, nos encontramos, justo este mas de abril (el 29 para ser más exacto), delante de la celebración de los ochenta años del inicio de l'actividad cineclubista en Catalunya.

Una fecha tan significativa bien merece ser celebrada.

"En 1929 aparecía el primer número de Mirador, un a revista literaria y política independiente, de tendencias izquierdistas y catalanistas, la página cinematográfica de la qual era a cargo de Josep Palau - que llegó a ser conocido como el "recrític Palau" - y que pronto asumiría la organización de las Sesiones Mirador, una cineclub destinado a la preeestrena de films culturalmente importantes y también de películas malditas a nivel comercial. A partir de 1930 otras publicaciones se interesaron por el cine; fueron Cine Amateur del CEC: HÈLIX de Vilafranca del Penedès y L'Amic de les Arts de Sitges.

Por otro lado, el 1930, Guillem Díaz Plaja, profesor de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universitat de Barcelona, realizaba el primer curso universitario de cine: Una cultura de cine. Introducción a la estética del film. Participaron Jeroni de Moragas, los catedráticos Àngel Valbuena, Maria Luz Morales, Rossend Llates, Lluís Muntanyà y Sebastià Gasch (redactores en 1928, con Salvador Dalí, del Manifest Groc) y el mismo Díaz Plaja. Los estudiosos lo sitúan, a él, con Palau, Gasch y Muntanyà, como los auténticos precursores del cineclubismo en Catalunya.

Quizás fueron las Sesiones Mirador las que inspiraron la creación de CINAES, un trust de exhibidores y distribuidores, las Sesiones Studio CINAES, que se celebraban en el Lido Cine (ex-Alcazar), para facilitar a la crítica y a los cinéfilos films de difícil explotación. También se realizó la Semana de cine español, que se celebró hasta 1936, un mes antes de la insurrección franquista, y que contaba con un concurso público para premiar la mejor película. Es también a la sazón que en Terrassa se creaba el Cineclub Avançaca, del POUM, el primero del cual queda constancia."

Estas Sesiones Mirador tuvieron muy claro desde el principio cual debería ser su público. Los destinatarios se encontraban entre la burguesía ilustrada barcelonesa: asistían a las mejores salas de proyección, consideraban el cine como un arte y se interesaban por los rasgos distintivos de los actores y directores. La revista no se satisfizo pues con ofrecer una crítica de calidad sino que se constituyó también como promotora de unas sesiones de cine de periodicidad mensual que ofreciera a su público films de interés y que no se podían ver en las salas comerciales. Las primeras sesiones, iniciadas en abril de 1929 fueron organizadas conjuntamente con el Barcelona Film Club, fundado aquel mismo año y que agrupaba a la intelectualidad cinéfila de la ciudad ( A su junta directiva pertenecía Santiago Rusiñol, Miquel Utrillo, Maria Casanovas, Carles Soldevila y Maria Cruz Morales).

Los programas se compondrían deentrada por un film cómico (generalmente Stan Laurel y Oliver Hardy) y un documental de divulgación científica. A continuación dos platos fuertes: un film de vanguardia en el sentido estricto y un largometraje, seleccionado entre los mejores de las últimas temporadas.


La primera sesión del 29 d'abril de 1929 fue en el Cine Rialto de Barcelona:

- Film de pre-guerra: La dama de las Camelias (Teatro di Roma, 1907)

- Film de Vanguardia: Cinco minutos de cine puro (Henri Chomette, 1926)

- Film de repertorio: Margarita Gautier (Frío Niblo, 1927)

El sentido que la revista Mirador quería dar a sus sesiones es totalmente cineclubista

"Entendemos nuestras sesiones como un complemento práctico de nuestra crítica semanal. No basta con charlar, hemos creído que teníamos que hacer algo, y de aquí las sesiones....

Nos interesa el cine en todas sus manifestaciones: igual un documental que el film cómico, el retrospectivo que el de vanguardia y hemos procurado incluir en los programas ejemplos de cada uno de ellos...

Los intentos de proyectar films de vanguardia han tenido un éxito completo, y reincidiremos. Nos interesa mucho. No vemos porqué, junto al cine narrativo no puede haber lugar para esta actividad, dónde las imágenes se encadenan obedeciendo sólo a reglas intrínsecas. Estudios de cine que nos han de ayudar a comprender la esencia del cine, a encontrar de retruque más placer en la contemplación de los films habituales.

Por encima de todo nos interesa la poesía. El film puro nos interesa mucho, insistimos, pero como actividad marginal; nuestro amor va dirigido hacia el film que presenta al "hombre": Amanecer, La mujer marcada, Una novia en cada puerto,.."

[1] El cineclubisme a Catalunya: notes per a una història Josep Maria López Llaví i Francesca Prats

Ponència específica de l’àmbit de cinema no comercial. II CONGRÉS DE CULTURA POPULAR I TRADICIONAL CATALANA. Desembre 1997